Así fue el curso: Ilustrando con cerámica

cabecera final

 

Esta semana en el blog os contamos como ha ido el curso que hemos tenido el placer de impartir en Litografía Viña: ilustrando con cerámica.

El planteamiento inicial era bastante sencillo, la idea era hacer una escena o algún personaje que estuviera relacionado con un cuento clásico o una escena imaginada por los participantes. Os podéis imaginar que hubo para todos los gustos tuvimos sirenos, zorros, conejos y seres venidos de lugares lejanos.

Detalle del trabajo de las alumnas del cruso

Detalle del trabajo realizado el primer día del taller

El primer día nos centramos en el diseño de los personajes principales, con la idea de hacer un par de cada para tener un “recambio” en caso de accidente (en cuestiones cerámicas siempre es mejor hacer de más). Las participantes trabajaron muy bien sus bocetos y  a la hora de manejar la arcilla, fue todo un gustazo compartir técnicas y trucos (no solo nosotras ¡ellas también aportaron un montón de ideas!)

Una vez hechos los personajes solo quedaba recoger un poquito y dejarlos a buen recaudo para que se fueran secando poco a poco teniendo especial cuidado con las patitas, las orejas y todos los salientes de las figuras.

 alumna trabajando el segundo día del taller

El segundo día lo dedicamos a elaborar la escenografía pero, antes de nada, estuvimos comprobando como habían pasado la noche nuestros personajes y si el secado iba por buen camino, después de ver que todo estaba bien nos pusimos manos a la obra.

La idea era hacer el escenario sobre una o dos planchas de arcilla y trabajar después varias técnicas como el esgrafiado, el uso de sellos, el modelado o la creación de relieves. El resultado es espectacular, nuestras alumnas ¡¡siempre nos sorprenden!!

 

Alumna trabajando el tercer día de curso

El último día tocaba dar los retoques finales al escenario y terminar los personajes, para eso había que lijar y pulir detalles con mucha delicadeza, en este punto de secado las piezas son muy frágiles y siempre se corre el riesgo de romper algo. Pasada esta fase llegó el momento de dar un poco de color a nuestros protagonistas… en esta ocasión como las piezas aún no estaban cocidas lo ideal era el uso de engobes (cómo ya sabéis son tierras coloreadas con pigmentos que se aplican con pincel), el acabado es mate y dan mucho juego a la hora de crear esgrafiados o combinar colores.

 Alumna trabajando el tercer día del taller

El resultado como os podéis imaginar ha sido de cuento… todas las figuras que han realizado las alumnas de este curso os las enseñaremos acabadas para que conozcáis sus historias y, además, las podréis ver en la exposición que se celebrará en Litografía Viña a partir del próximo 18 de septiembre. ¡¡No os la perdáis!! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *